sábado, 15 de mayo de 2010

Profesora agrede a alumno en medio de una clase


Cuando se aborda el problema de la violencia en las escuelas, normalmente, se tiene en mente la violencia que se produce entre estudiantes, o a veces de estudiantes a profesores. Más raros son los casos en los que un profesor agrede a un alumno.

Sin embargo, eso fue lo que sucedió en la escuela House Charter School de Houston. La acción fue grabada íntegramente en un teléfono móvil, y las imágenes se han colado en los noticieros de las principales cadenas de televisión del país.

"Ella empezó a golpearse el pecho, apartó el pupitre, y pegó una patada al libro", ha declarado Isaiah Johnson, de 13 años, que en un primer momento sonríe al creer que se trata de un juego. Sin embargo, tras arrinconarlo en una esquina de la clase, lo lanza al suelo, y le empieza a dar bofetadas, puñetazos, y patadas. "Estaba asustado", confiesa el niño a las cámaras de la cadena ABC.

Uno de los aspectos más preocupantes de la historia es que la retahíla de golpes, que duró casi un minuto, se produjo ante la mirada pasiva de otros profesores. "Los profesores no la pararon. Ellos estaban allí de pie, hasta que ella paró de golpe, me levanté, miré a mi alrededor, y me fui", ha declarado el niño.

La agresión tuvo lugar hace semanas, pero no ha sido hasta ahora que las imágenes han llegado a las redacciones de los medios de comunicación. La profesora, Sherri Davis, ha sido ya expulsada de la escuela, pero la madre de Isaiah pretende que intervenga la justicia, y si es posible, que la docente pase un tiempo entre rejas.

"Es horrible. Tenía morados en los costados, donde ella lo pateó. También tenía un chichón en la cabeza, y un ojo morado", ha declarado la madre, Alesha Johnson. "No hay nada que ellos puedan decir... un adulto pegando a un niño no está bien".

De momento, la policía está investigando el incidente, y no se sabe si Davis será procesada. En cambio, de una cosa puede estar segura: no perderá su certificado de profesora... porque no lo tiene. De acuerdo con la ley de Texas, sólo es necesario que cuenten con el diploma los profesores de las asignaturas de lengua, y los de educación especial, pero Davis era una maestra de Ciencias Naturales.



Alternativa 1
Alternativa 2
Alternativa 3


Fuente: elmundo.es


¡¡¡ Por Dios, que se traigan a esa maravillosa profesora a España !!!

7 comentarios:

  1. el viideoo no se ve (n)


    byy:Pushe

    ResponderEliminar
  2. Hola Pushe, he puesto varios enlaces que de momento funcionan. Gracias por avisar ;-)

    ResponderEliminar
  3. Creo saber quién necesita asistir a un curso de manejo de la ira!
    No, pero hablando en serio. Quá falta de respeto y ética la de la señora, se sabe que si decide ejercer su rol de maestra, debe mostrarse como un modelo a seguir! Pero bueno, leyendo la descripción dada, la señora ni siquiera está preparada para ejercer tal rol. Es por eso, por las personas sin preparación adecuada para enseñar, que la profesión de maestro pierde credulidad y es menospreciada! Además, lo peor de todo es que resulta probable que el muchacho agredido desarrolle aversión hacia la materia a raíz del trauma generado por la vieja loca de la camiseta azul! Ah! Qué horror!

    ResponderEliminar
  4. Una mano de hostias como esa es la que necesitaba el crío.

    ResponderEliminar
  5. Que envien los ninis a aprender con ella, seguro que se les pasan las ganas de hacer el burro en clase, esos si que se merecen una buen saco de hostias, pero de las bien dadas!!

    ResponderEliminar
  6. Naturalmente, estas cosas no pasan porque si, cuando se cuestiona la autoridad y el respeto hacia el maestro, y encima este se encuentra desamparado por los poderes publicos pueden ocurrir dos cosas: Que cojan la baja por depresion o que arreen hondonadas de hostias a los alumnuchos de mierda de hoy en dia. Esto es por la falta de valores de la sociedad, incluido el respeto, que se mama en la casa.(extrapolable a espectadores de cine y de conciertos, y cuando crecen se hacen gafapastas...escalofrios me dan)

    ResponderEliminar

 
Ir arriba